Después del 8M

El 2021 no pinta fácil para el movimiento feminista. Quizá vale la pena volver a lo más básico: a tener diálogos directos y constantes. A reflexionar qué significan las consignas antes de repetirlas en todas nuestras redes sociales.